Tipos de Ahorros que puede realizar la Familia

Tipos de Ahorros que puede realizar la Familia

Tipos de Ahorros que puedes realizar

El Ahorro es una de las herramientas muy  poderosa para lograr  independencia, libertad así como el cumplimiento de objetivos que se pueden alcanzar sumando a  los ingresos corrientes. No se trata de algo nuevo, sin embargo continúa siendo una tarea de dificultad para muchos.

Palabras Claves: Ahorro familiar, equilibrio, retribuciones 

La principal dificultad para ser disciplinados en la familia con el ahorro es la ausencia de equilibrio en las retribuciones emocionales que presentan las tareas de ahorro en relación con las de gasto rutinario, principalmente a corto plazo. Ahorrar no se considera divertido en la dinámica de la sociedad actual y su retribución emocional no se compara a la que puede proporcionar el gasto inmediato.

Por lo general,  la satisfacción por los esfuerzos del ahorro no es inmediata sino que su recompensa lleva un tiempo, el cual se percibe como “duro y sacrificado”, lo que requiere mucha disciplina y fuerza de voluntad. Por ello, mientras se vea el ahorro como un sacrificio, no constituirá una actividad trascendente que pueda cambiar el destino de las personas y familias.

Tipos de Ahorros que puede realizar la Familia

El ahorro tiene  dos tipos que pueden practicarse: el Ahorro Pasivo y el  Activo.

El Ahorro Pasivo se define como la posibilidad de acumular dinero por medio de montos que se quitan de los ingresos corrientes una vez descontados los gastos indispensables. Por ello, el  Ahorro Pasivo es  una acumulación aritmética de dinero hasta donde pueda y quiera  el ahorrista.

El Ahorro Activo comienza como un ahorro pasivo, pero luego se  convierte en activo para impulsar su propio crecimiento. Este ahorro permite la movilización del dinero que se está ahorrando y lo invierte en operaciones previamente planificadas. Estas operaciones tienen como fin aumentar el fondo de ahorro al margen de lo que sumen los aportes regulares.

El Ahorro Activo obliga a la persona o familia a dedicar esfuerzo y atención a la tarea del ahorro, manteniéndose alerta y enfocada prestando mayor atención consciente. Por ello, el ahorro activo es una tarea que genera crecimiento intelectual y desarrollo personal, dado que ayuda a maximizar habilidades que no se cultivan con otros tipos de ahorro. Este desarrollo personal concluye siendo el resultado más valioso de la propia actividad, superando en el mero beneficio de separar y guardar dinero.

En esencia, cualquier persona puede ahorrar pero,  la persona debe estar dispuesta y saber que la recompensa por su objetivo, vendrá a futuro y no en el momento, a menos que en una transacción que haga obtenga un ahorro por la compra o trámite de algun negocio rentable. No obstante, también es cierto que cuando se desarrollan habilidades específicas para ahorrar ello permite que la persona alcance mayor progreso personal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *