¿Cómo se lleva acabo el proceso de reciclaje de telas?

¿Cómo se lleva acabo el proceso de reciclaje de telas?

Procesos de reciclaje de telas

El reciclaje textil es un método de reutilizar o transformar los restos de ropa usada o restos de telas de las fábricas de confección. 

Al reciclar se vuelve a introducir el producto en un ciclo de consumo y producción. 

Todavía existen muchas personas que botan las prendas de vestir sin conciencia alguna de que esta puede reciclarse.

La industria de la moda se suma a la práctica ecológica de reciclar, desde hace años poco a poco más empresas se involucran con esta práctica. 

Al reciclar textiles, económicamente hablando, se ahorra energía, materia prima, costos de producción y gasto de transportes de los residuos.

Tipos de tela que se pueden reciclar

El algodón es la tela más utilizada y la más popular debido a sus características, es una tela suave y absorbe fácilmente el agua por lo que es muy usada en climas cálidos, es fácil de lavar y se usa en una amplia gama de productos.

Otras telas utilizadas para la confección de prendas son la lana, el nylon, el poliéster, la tela de Jean, las pieles, el yute, el lino, cashmere, seda, Elastano, y muchas más. 

Generalmente las telas no están compuestas por un mismo tipo de fibra textil por lo que dificulta el reciclado en las empresas.  

Proceso de reciclado de telas

Las telas luego de su recolección se deben clasificar por su color para evitar que se deban utilizar tinturas, evadir el uso de contaminantes y ahorrando energía evitando el proceso. También se debe clasificarse por su tipo de fibra.

Luego se pasa por el proceso de desfibrado donde los materiales se trituran y se transforman nuevamente en fibras.

Dependiendo de cual vaya a ser su utilidad se pueden mezclar diferentes tipos de fibras. En el proceso de cardado las fibras se limpian y se mezclan.

¿Cómo se lleva acabo el proceso de reciclaje de telas?

El siguiente paso del proceso es la hilatura, el material se hila y se deja preparado para futuras hiladas, generalmente queda un poco grueso ya que las fibras no son lo suficientemente largas para obtener hilados finos.

Existen otros procesos que suelen ser especiales o específicos, dependiendo de la utilidad a la que dirige el material reciclado, por ejemplo, las fibras en vez de ser hiladas se pueden comprimir para crear rellenos o crear telas denominadas no tejidas.

Los principales productos que se pueden obtener del reciclaje son:

  • Prendas de vestir, bolsos, bolsas, calzados, accesorios para el cabello, pantuflas, hilos para confección y más.
  • Prendas para el hogar, como alfombras, manteles, cortinas, sábanas, cubrecamas, toallas, etc.
  • instrumentos de limpieza como paños, trapeadores, paños de cocina, paños para pulidos y secados, entre otros.
  • Telas de tapicerías, aislamientos como rellenos de sofás y sillas o hasta materiales de construcción y mucho más.

Importancia del reciclaje de telas

La industria textil es responsable por la emisión del 10% de la emisión de CO2 a nivel mundial, sin olvidar las grandes cantidades de agua y químicos que se utilizan para su fabricación y confección.  

Esta industria es el segundo más contaminantes después que el petróleo según la Cumbre de París del 2015.

El algodón demora en descomponerse unos 5 años, pero materiales como el nailon, el poliéster o el acrílico se biodegrada en unos 400 años. 

Por lo que al reciclarlo se ahorra espacio en los vertederos y se disminuye la contaminación de los suelos.

Todos los materiales textiles dejan un impacto negativo en nuestro medio ambiente, por ejemplo, en el algodón orgánico se añaden pesticidas y en una prenda de 250 gramos se utilizan 2.500 litros de agua. 

Debido a esto y para aportar al ahorro de la materia prima es mejor adquirir prendas recicladas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *